Juegos indie: Su influencia hasta ahora.

Los juegos indie como un catalizador de la innovación en la industria.

Ay, los juegos indie: 2015 está siendo un excelente año para él: con títulos como Ori and the Blind Forest, Massive Chalice, Axiom Verge, Titan Souls y Everybody’s Gone to the Rapture, podemos ver que han salido al mercado muchos juegos indie de cierto éxito crítico y económico. Lo que es más importante aún, son títulos que tienen éxito entre los jugadores, y esta lista está lejos de estar completa. Es una tendencia que suma y sigue (2014 y 2013 también nos dieron buenos juegos), y a día de hoy, los estudios indie están teniendo un impacto, que si bien no es obvio inmediatamente, sí que se puede atisbar en distintos síntomas transversales a toda la industria. Desde cambios generales como reestructuraciones en el proceso de desarrollo a cambios específicos como el resurgir del género del terror psicológico, hay muchos ejemplos que examinaremos a lo largo de este artículo, para evaluar la influencia que están teniendo los estudios independientes hoy día, e incluso extrapolar qué nos depara el futuro en este sentido. Por ejemplo, tenemos que…

Donkey Kong bongos

Redoble de tambores…

  • El desarrollo independiente ha beneficiado a los estudios de tamaño medio.

Arc System Works, Epic Games, Crytek y Platinum Games son ejemplos de estudios que, sin ser grandes, no encajan bajo la definición de estudio independiente. Como desarrolladores, no gozan de presupuestos inflados o de mucho personal. Sin embargo, se encuentran en un saludable término medio entre los titanes de la industria y el desarrollo más desapegado de los distribuidoresPrecisamente por no contar con presupuestos tan grandes, las pérdidas ante unas ventas menores de lo esperado son menores que para otras firmas. Esto da espacio para la experimentación emparejada con medios que están fuera del alcance de los desarrolladores puramente independientes. Aquí viene lo interesante: paradójicamente, los estudios de tamaño medio salen bien parados del auge de los juegos indie. Por un lado, las nuevas ideas y avances que plantean estos juegos asientan una base sobre la que estos estudios pueden experimentar sin miedo. Un ejemplo es Techland, que se ha adentrado al survival con Dying Light, su propio título de zombies. Aunque se puede ver que parte de la inspiración viene dada por DayZDying Light le da una vuelta de tuerca a la fórmula del sandbox con zombies, incorporando mecánicas de parkour. Siendo un estudio de tamaño medio, Techland ha cogido ideas cultivadas por un estudio independiente, las ha adaptado a su título, y ha creado algo nuevo en el proceso. Un proceso que, por otro lado, pudo tener lugar por no tener unos riesgos financieros elevados. Lo importante para los desarrolladores como Techland es que los independientes experimentan con ellos en vías demasiado peligrosas como para adentrarse con mucho dinero encima. Si estudios como The Chinese Room, Studio Pixel o Team Meat descubren caminos nuevos, los desarrolladores medios los andan y pavimentan.

  • Kickstarter ahora llega a todas partes.

Como podéis comprobar con nuestro artículo sobre Shenmue 3, Kickstarter ha llegado a financiar títulos enormes, como Star CitizenShenmue 3. Esto puede ser mejor o peor para la industria, pero lo que está claro es que esta y otras formas de crowdfunding empezaron a llegar a los videojuegos de la mano de -sorpresa- juegos indie. Títulos como Kentucky Road Zero Cthulhu Saves the World nos introdujeron a esta forma de financiación, y joyas como Shovel Knight  y FTL: Faster Than Light nos demostraron que pueden dar resultados muy buenos.

Juegos indie premios Shovel Knight

Creo que se nota que me encanta Shovel Knight

Ahora otros estudios están subiéndose al carro, por motivos variados, pero la variedad está ahí. Hay juegos que generan dinero simplemente con anuncios en el sitio, como MaidMarian. Este es un juego gratuito, sin restricciones, basado en navegadores web y monetiza completamente a través de anuncios. Y ahora muchos distribuidores se están subiendo al carro. Por ejemplo, Fallout Shelter permite jugarlo casi todo con su modelo free to play, algo que puede sorprender viniendo de un estudio tan grande como Bethesda.

  • Está resurgiendo el juego de terror gracias a los juegos indie.

Resident Evil 5 y 6 no representan el survival horror que nos ha aterrado desde Silent Hill. Ese miedo psicológico que se perdió en la séptima generación de consolas ha vuelto de la mano de los juegos indieAmnesia, SOMA, Outlast…, son todos títulos que satisfacen nuestra demanda de juegos de miedo del bueno. Ese miedo que se nos pega al cuerpo y a su vez nos clava al asiento. Terror adulto y de calidad, muy psicológico, aunque no tenga miedo de lanzarnos algún que otro susto repentino. Y, nos guste o no, Slender hizo mucho para devolverle la popularidad al género, o -mejor dicho- demostrar que aún existe demanda para un miedo más inteligente. Tras decepciones como Dead Space 3, cuando Konami anunció P.T. todos estuvimos fascinados con la brillante demo. Ahora bien, Konami, siendo Konami

Konami Capcom malas decisiones

Bueno, Konami, lo típico.

Pero hay una cosa clara: existe demanda, y esto no sólo está en los juegos de terror. Queremos experiencias nuevas y de calidad. Y, más importante aún…

  • Estamos demostrando que exigimos más como público

Siempre habrá sagas que se mantengan iguales todos los años. El típico juego que mezcla un poco de todo, un título AAA que no está hecho por las distribuidoras y no por los propios estudios. Por ejemplo, Mad Max, un juego lleno de potencial, se quedó en un popurrí insulso de puñetazos a lo Batman y demasiadas tareas secundarias. Pero aunque siga habiendo muchos juegos de esta guisa, la industria poco a poco se está dando cuenta de lo estancada que está. Como jugadores, nos atraen los mundos nuevos, explorar lo inhóspito en tierras lejanas y enfrentarnos a desafíos increíbles. Los juegos indie nos permiten esto y mucho más, una originalidad sin precedentes. Recorrer universos de la mano de nuestros amigos y encontrarnos con sorpresas insólitas. Queremos mecánicas nuevas, queremos desafíos para la mente y para los reflejos. Queremos que se premie la destreza, la exploración, el ingenio. Somos un público como cualquier otro, y por tanto, las empresas tienen que saber que no nos deben subestimar. Un juego es una experiencia única. Y estas ideas nuevas hacen que calen hondo en nosotros. Empezamos a tener otro rasero. Votamos con nuestras carteras qué es lo que de verdad queremos, y premiando a los buenos juegos indie premiamos la experimentación y la pasión por los videojuegos.

Tenemos criterio, y valoramos la calidad. El auge de los juegos indie es sólo una conclusión lógica de un proceso que debía haberse dado hace tiempo. Y con este auge, gran parte de la industria está tendiendo (lentamente) a tratar a los videojuegos menos como producto y más como arte.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...Loading...