Neko Atsume, o cómo a veces sólo necesitas gatos.

Neko Atsume, el juego de gatos

Todos llevamos vidas muy diferentes. Tenemos distintos horarios, rutinas, trabajos… pero tenemos muchas cosas en común. Casi todos tenemos esos pequeños momentos de relajación, de “adiós al estrés”, en los que sólo queremos pasar el rato haciendo algo relajado.

Entra Neko Atsume.

Es un juego de tener gatitos. Y ya está. Está para Android y iOS, y es free to play. Tiene microtransacciones, pero estas son verdaderamente opcionales, y todo se puede conseguir con la moneda del juego. La “divisa” que manejaremos serán sardinas, tanto normales como doradas, siendo estas últimas la moneda premium, que sólo obtendremos en pequeñas cantidades.

Tenemos un pequeño patio al que vendrán a jugar diversos gatitos, (hay 49 distintos), cada uno con sus particularidades, y nos dejarán las ya mencionadas sardinas. Una vez pongamos comida, vendrán a tomarse un pequeño piscolabis, y de paso se quedarán a jugar un rato. También podremos ir comprando diversos objetos (juguetes, camas, muebles…) para hacer más apetecible el sitio.

Hay muchos, muchos gatos en Neko Atsume.

Si es que míralos. Son monísimos.

Un juego sin meta final.

Neko Atsume no tiene otra meta sino (quizá) encontrar a todos los gatos. Es un juego adorable, y que sabe perfectamente lo que el jugador quiere. Esta sencillez es justo lo que los estudios parecen temer hoy día. Los grandes clásicos de los videojuegos no giran en torno a un gran conjunto de ideas, metidas todas a presión en un disco, sino que tienen unos pocos conceptos clave, de los cuales manan todos los aspectos del juego. El propio autor del juego, Yutaka Takasaki, lo expresa así:

No vamos a añadir trucos o complejidad adicional; queremos un juego que pueda ser disfrutado con operaciones simples. Queremos un juego que hasta los niños puedan disfrutar con facilidad […] No sé por qué se ha hecho tan popular.

Y en parte, tiene razón. Obviamente los juegos “triple A” necesitan contenido suficiente como para justificar su precio, pero exactamente por eso mismo a veces es genial jugar a algo tan ligero. Este juego me recuerda que la experiencia jugable tiene que ser su propia recompensa. Sencillamente apetece jugar. Otros tantos juegos usan la zanahoria en un palo para guiarnos a través del contenido: subir niveles, acumular oro, ganar habilidades, desbloquear objetos… Pero realmente esto sólo sirve para esparcir en el tiempo una experiencia que podría haber estado perfectamente bien estando condensada y preparada para disfrutar al iniciar el juego. No estoy diciendo que los RPG -por ejemplo- estén mal, es más, el propio Neko Atsume tiene un componente de desbloqueo de contenido. Pero este desbloqueo no es para marcar el siguiente punto de destino, sino para no abrumar al jugador. En los RPG es para permitirnos crear un personaje a través de nuestras decisiones de manera constante, y eso está bien. A lo que me opongo es a aquellos juegos en los que la manera misma de presentar el contenido lo empeora. Por ejemplo, aunque los juegos de Batman me parecen excelentes, están muy orientados a pequeños objetivos fáciles de localizar en el mapa o en la propia interfaz, algo que evita que el propio jugador indague. Y esto hubiera sido muy interesante, ya que Batman es un detective, e investigar más ayudaría a ponernos mejor en su piel.

Pero volviendo a Neko Atsume, poner cómodo al jugador es lo que mejor hace este juego. Los desarrolladores saben que tenía que ser un juego ligero, adorable y fácil, y eso hicieron. Como dijimos antes, una idea simple que cala en el diseño de todo el juego. ¿Soy quien para decir que este juego es bueno? No, pero lo que sí que sé es que cumple su propósito: despertar emociones positivas.

neko-atsume-3

Si esto no lo hace…

Y creo que aquí está la clave: comunicar emociones. Ya sea miedo, diversión, suspense o la emoción de la acción, creo que uno de los componentes imprescindibles de un buen juego es una emoción que despertar. Si se sabe con certeza cómo queremos que se sienta el jugador, tendremos una veleta que apunte en la dirección que queremos tomar. ¿Por qué hablo tanto de dirección, propósito e ideas centrales? Porque, aunque me duela volver al tema de la industria, es algo que se está diluyendo. Esto es importante; no digo desapareciendo, sino diluyendo. Conforme los estudios van creciendo y creciendo, entra cada vez más gente con posturas contrarias sobre qué debería ser su juego. A veces incluso el director ejecutivo de la compañía es alguien sin experiencia en el mercado de los videojuegos. Y claro, entre todo este mar de influencias, cualquier aporte individual, cualquier idea acaba completamente sofocada.

Neko Atsume es un juego pequeño, mono, fácil y divertido. Es gratis y es parte simboliza por qué juego a videojuegos en general. Aunque sea durante cinco minutos, me hace sonreír.

¿Cuándo fue la última vez que un juego te hizo sonreír?

 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)

Loading...Loading...

Deja un comentario