Niño rata: A examen.

Niño rata: qué es de verdad.

Seguramente los has visto o te han hablado de ellos. El cáncer prepúber que está matando a los videojuegos. El temido, agudo, e insoportable niño rata.

Este es el gráfico de las búsquedas del término “niño rata” en los últimos años. Como podemos ver, es un término que se está extendiendo como la espuma. Su popularidad explotó en abril de 2014 y hoy día sigue dando de qué hablar. Pero nos plantea preguntas importantes sobre el estado actual de los videojuegos online.

Primero:

¿Qué es un niño rata?

Esta pregunta no es fácil de contestar, ya que no hay un consenso sobre qué es un niño rata, pero sí que hay unas ideas clave:

  • Son preadolescentes/menores de edad.
  • Tienen una naturaleza disruptiva. Es decir, suelen empeorar la experiencia de los otros jugadores.
  • Obviamente, son infantiles.
  • Idolatran a YouTubers como Willyrex, Elrubius o Vegetta777.
  • Escriben de manera completamente criminal.
  • Rondan juegos como Minecraft y Call of Duty.

Básicamente, todo se resume en que son niños (y niñas). Y por la libertad que da estar detrás de una pantalla, son todo lo niños que quieren en los juegos online.

Esta es probablemente la definición más amplia de niño rata, pero no responde a muchas más preguntas sobre el término, como:

¿Por qué tanto interés en los niños rata?

Nadie quiere quedar mal. Ni en casa, ni en el trabajo, ni en Internet.

Y una cosa que hacemos todos para intentar no quedar mal es estar al tanto de las modas recientes y los acontecimientos del momento. Esto en Internet suele significar participar de los memes. Cuando una idea se convierte en meme, está extendida, y nadie quiere perdérsela.

Nadie quiere quedarse atrás.

Los memes acaban difundiéndose por difundirse, sencillamente porque quienes los difundes quieren sentirse parte de la comunidad que les ha pasado el meme. Es decir, se replican sin ton ni son, y esto es exactamente lo que pasa con los niños rata.

Sitios como Cuanto Cabrón, Desmotivaciones o 9gag ilustran esto perfectamente. Nada más ver una publicación es fácil predecir qué comentarios tendrán qué memes, porque cuando llegan a las masas, los memes caen al rasero más bajo.

Pero estábamos hablando de niños rata, ¿no? ¿Qué tienen que ver los memes con esto?

Todo. Porque la noción de niño rata es un meme.

meme niño rata

Quién lo diría

Sí, pueden ser molestos, pero los niños rata no son nocivos en sí mismos. Es fácil ignorarles y en un principio no tienen malas intenciones. Entonces, ¿por qué la comunidad gamer les es tan hostil? Hay otros arquetipos de jugador molesto que por alguna razón no reciben tanto odio: los jugadores hipercompetitivos, los flamers, los que hacen trampas… No, hoy día lo peor que se puede ser es un niño rata. ¿No es un poco sospechoso?

Vivimos en un momento en el que los videojuegos se están reclamando como medio, más que como pasatiempo. Ahora hasta el varón medio de 30 años tiene alguna consola en su casa, y cada día es más normal jugar a videojuegos. Estamos dejando atrás la infancia de los videojuegos para entrar en la pubertad. Y como todo adolescente que se precie, hay que hacerse el mayor.

Igual que muchos estudios de videojuegos están demostrando que este es un medio maduro, capaz de crear buen arte; hay gente que pretende hacer de su hobby algo adulto intentando excluir a los niños. Y estas son dos cosas muy distintas. Es como si siguiéramos cargando con el estigma del friki, como si jugar a videojuegos siguiera estando mal visto, como si estuviéramos inseguros de nosotros mismos. Y en esta inseguridad, la tomamos contra el niño rata: es un chivo expiatorio perfecto, es justo lo que no queremos ser.

Si nos metemos con ellos, será porque somos distintos, ¿verdad?

Así estaremos muy lejos de ser un niño rata: tendremos criterio, quedaremos bien.

Esto es similar al acoso escolar. Los niños acosados tienden a ser discriminados por casi todos, porque hay un miedo a quedar marginado por simpatizar con los niños víctimas de este abuso. Pues en Internet funciona igual: cuando hay un consenso de que algo es malo, todo el mundo se suma y dice que lo odia, sin saber muy bien por qué.

¿Tan malo es el niño rata?

También tengo que ser sincero aquí: cuando un jugador es molesto, lo es tenga la edad que tenga. No hay excusas. Y sí, a mí también me molesta tener que lidiar con niños cuando juego a un juego de estrategia, o cuando quiero meterme a una sesión de roleo, pero hay que ser comprensivos.

Muchos de nosotros somos auténticos fanáticos de los videojuegos, y si hubiéramos tenido multijugador online a su edad, nos hubiéramos lanzado de cabeza. Pongámonos en su lugar. ¿Acaso ninguno de nosotros estaría en su situación, de haber nacido a la vez que ellos? Es difícil de decir, pero los videojuegos son algo que debería ser genial para todos. Todos tenemos derecho a sentirnos a gusto y a disfrutar, siempre que no tengamos malas intenciones.

Además, nadie cambia a base de insultos. Se puede razonar con ellos, y créeme cuando digo que dejarán de ser “niño rata”. Es una fase, es la edad, y si nos metemos con ellos será demasiada presión. Sí, seguirán jugando a Minecraft hasta que se cansen, pero -quién sabe- quizá se enganchen al próximo Civilization, o redescubran clásicos como Shadow of The Colossus. No por ser pequeños se merecen que les traten mal, y mucho menos se merecen que se les niegue un hobby que es tanto nuestro como suyo.

¿Quién no ha sido un niño en su vida?

¿No será que nos metemos con el niño rata, porque en realidad nos recuerda a lo que más nos avergüenza de nosotros mismos?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votes, average: 2,11 out of 5)

Loading...Loading...

2 comentarios en “Niño rata: A examen.

  • Mi concepto de niño rata difiere un poco del tuyo. El problema de la educación en un juego online no creo que sea solo de los niños, hay adultos que son maleducados y pueden empobrecer la experiencia online. Por otro lado, lo que me parece algo perjudicial es que la industria ha encontrado a un consumidor “fácil” en el niño rata. Compran los juegos de moda (no les culpo, en la adolescencia es perfectamente comprensible querer encajar en un grupo social) y consumen el videojuego muchas veces mas preocupados por su apartado gráfico que por su jugabilidad o duración. Son una generación poco acostumbrada al fracaso, los juegos son mas fáciles y no hay mucha repetición de un obstáculo en concreto aparte de que no pueden estar mucho tiempo entretenidos con un solo juego porque al siguiente mes tienen que comprar el nuevo COD o algún DLC. Pero lo peor es que han aparecido auténticos talibanes de las marcas. Gente que apoya una marca por encima de los juegos o las personas que hay detrás. Cuando yo era pequeño, recuerdo las feroces rivalidades entre Sega y Nintendo, por ejemplo. Era una rivalidad sana: tu creías que tu consola era la mejor, pero disfrutabas enormemente cuando tu vecino te invitaba a jugar al Sonic de Megadrive o incluso os cambiabais las consolas durante una semana. En esta industria tan masificada ha aparecido un nuevo perfil de consumidores, seguramente más rentable que los que llevamos ya unas cuantas décadas jugando a videojuegos y para los que esto se ha convertido en una autentica pasión.

    Ya no somos ese pequeño grupo de amigos.

    • Antes de nada, perdón por tardar tanto en responder. Tu comentario es el primero en la página (¡enhorabuena!), así que muchas gracias por pasarte y darnos tu opinión.

      Mi opinión sobre los “niños rata” es que si esta explosión que ha pegado el juego online la hubiéramos tenido nosotros cuando éramos pequeños, muchos hubiéramos encajado en la definición. Creo que muchos de los comportamientos, si bien molestos, son propios de un chaval de la edad.

      Pongo énfasis en las comillas de “niño rata”, porque una de las ideas de mi post es que esta noción está para tener un chivo expiatorio de la industria. Que es un término que se usa muchas veces sin ton ni son para meterse con los niños online. Al fin y al cabo, ¿qué más me da quién juegue o no al Minecraft? Parece ser que designando un grupo así reafirman un sentimiento de superioridad

      Obviamente las marcas se aprovechan de un público tan impresionable (recordemos el reciente Battlefront), pero también es cierto que no hemos tenido en cuenta ninguna base sólida de datos demográficos. Según las estadísticas más recientes, CoD, por ejemplo, tiene un público de edad media de entre 16 y 25 años (no me acuerdo de dónde salieron estas estadísticas, lo siento :( ). Este rango de edades creo que no se corresponde con la idea que tenemos de “niño rata”.

      Aunque coincido contigo en que hay algo detrás del término que sí que refleja algo muy real: la casualización de los videojuegos. No pido que todos los juegos ganen en complejidad o dificultad, pero sí que se nota un rasero mucho más bajo que antes, como si los desarrolladores tuvieran miedo de perder a su público a mitad del camino.

Deja un comentario